El papel del padre en el nacimiento.


El papel del padre en el nacimiento.

En la actualidad la presencia del padre en el parto es la norma general… pero no siempre le es fácil.
¿Cómo vive el padre este momento tan especial?

El hombre no vive la llegada de su hijo de la misma forma que la mujer, su proximidad afectiva, menos carnal y menos instintiva que la de la futura madre, a veces resulta difícil de instaurar.

Incluir al padre en los nueve meses de embarazo, valorar su lugar respecto al bebé, pensar en un nuevo equilibrio de la pareja y dejarle el tiempo de aprender su papel de padre… son etapas fundamentales para la futura relación entre el padre y su hijo.


Ellos viven el embarazo de una forma muy diferente.

Cuando una mujer se queda embarazada, la presencia del hijo se convierte poco a poco en una realidad. La mujer se  convierte  en madre física y psíquicamente, se va metiendo poco a poco en su papel, se imagina el niño, hace proyectos, piensa en su futura relación con él…

  • Una madre siente como su hijo se mueve. Tiene nueve meses para pasar al estado de madre, superando momentos difíciles (nauseas, cansancio y a veces problemas médicos).

  • Para los hombres es diferente. El padre queda, al margen de su grado de implicación, fuera del proceso. Tiene que hacer un esfuerzo de imaginación, comunicarse con su pareja, hacer preguntas para que poco a poco el niño que en un principio resulta virtual se haga realidad.

Consejos
Es muy importante que la madre sea consciente de ello. Depende de ella que el padre se sienta más involucrado en el embarazo, hablándole del bebé y sobre todo pidiéndole que esté presente durante las ecografías, las pruebas médicas…   «El padre tiene que aprender a entrar en la realidad del bebé, debe estar presente desde el principio de la relación con el bebé», explica Daniel Bailly, pedopsiquiatra.

Funcion esencial como padre.

El papel del padre es esencial

El papel del padre es diferente pero esencial para el buen equilibrio de la vida familiar y por tanto para el equilibrio del bebé: «Un niño es cosa de dos, la educación se hace con los dos. El padre no debe sentirse excluido por una madre demasiado centrada en el niño, ni excluirse él mismo, estimando que se convertirá en padre más tarde… »

En efecto, aunque el padre se reconoce como tal una vez que coge a su hijo en brazos, su papel físico antes del es fundamental. Hasta tal punto, que para Daniel Bailly, un padre que no asiste a la consulta, que no hace preguntas sobre el desarrollo del embarazo  o sigue viviendo como si no pasara nada, envía de forma involuntaria signos preocupantes sobre el futuro de su relación con el niño.

Para detectar este tipo de dificultades, Daniel Bailly afirma que sería necesario realizar una auténtica consulta paterna prenatal, o incluso una verdadera preparación al nacimiento para los futuros padres. «La presencia de los padres en las sesiones de preparación al partoestá bien, pero no constituye una respuesta específica de los padres.»


Como va evolucionando la pareja

bebe, papa y mama

Acceder al papel de padre, consiste en aceptar que la relación cambia, y en aceptar un cambio en sí mismo… y en su pareja.



La mujer ya no es sólo amante. Para muchos hombres esta modificación es seguramente la más difícil de integrar. Sin embargo es indispensable. Se trata de una realidad. La relación amorosa exclusiva y erótica continúa existiendo pero acompañada de una nueva imagen: la amante se convierte en madre.

Es cierto que el padre puede negarse a asistir al nacimiento, por miedo a un traumatismo alejado del erotismo… pero la realidad es así y tiene que aceptarla. Daniel Bailly explica: «la pareja tiene que madurar. Pasar del estado adolescente al adulto, parental.»

Llegado el momento, debe aprender a ser padre.

En cuanto a la cuestión de la presencia del padre durante el parto, no resulta tan sencillo como parece.

  • Es preferible que el padre asista al parto de su hijo. Es aconsejable para el padre, para la madre (para compartir la experiencia y darle ánimos), y para el niño.

  • Si no se siente preparado no hay que forzarlo a que asista.

Hacerle culpabilizar porque se niega a asistir no sólo no sirve de nada sino que provocaría sin duda un malestar, un bloqueo, un resentimiento que puede ser nefasto para la relación familiar. Además se trata de respetar la libertad de cada uno, no entrar en una postura social de tipo «eso se hace o eso no se hace»…

La presencia paterna en el nacimiento del bebé tiene que partir de una iniciativa voluntaria, bien pensada, aceptada y deseada. Debe ser el resultado de una reflexión madura. Se trata de vivir plenamente el momento mágico del nacimiento. De dar a luz « juntos ».

Si a pesar de todo el padre se niega a asistir al parto, no hay que preocuparse. El sentimiento paterno se construye a lo largo del tiempo. La madre debe dejarle su papel de padre, dejar que se ocupe del bebé, de no querer hacer todo « en su lugar » con el pretexto que no se ocupa del niño « como debe », al fin y al cabo cada uno aprende su papel de padre y de madre.

Hay que dejar que se haga su propia idea. Seguramente será buena aunque no se corresponda con los todos los criterios de la madre: al bebé le gustará que el padre se ocupe de él, le de el biberón, le cambie los pañales y en definitiva le de cariño. ¡Lo más importante para él es el amor y el cariño!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s