Archivos

Hombres solteros… felices?


Son realmente felices los hombres solteros?

Siempre hemos tenido la curiosidad de saber si cuando un hombre está soltero, por decisión propia o no, es feliz. Para ello hemos hablado con varios de ellos.

Muchos nos han confesado qué sienten al estar solteros, un estado que muchos miran de reojo y otros muchos lo desean. Para llegar al fondo de la cuestión, hemos recurrido a un especialista en temas de pareja, la psicóloga francesa Sophie Cadalen.

Estoy bien así!

Carlos, 31 años, osteópata.

Viví con la misma chica durante 4 años. Ahora vuelvo a estar soltero y estoy más feliz que nunca. No le veo como algo negativo: ahora puedo hacer todo aquello que me he perdido estos años. Salgo de fiesta, quedo con mis amigos… De momento, no tener que pensar “en pareja” me viene de maravilla.

Jorge, 25 años, estudiante.

Nunca he estado saliendo en serio con una chica. Así que, en realidad, tampoco sé cómo es vivir en pareja. Pero tampoco me importa. Todo llegará, pero más adelante. De momento, pienso más bien en fiesta, fiesta y más fiesta. No tengo tiempo de aburrirme, ni tampoco para estar en una relación seria.

Pedro, 39 años, comercial.

Veo a mis amigos que hablan de matrimonio, niños etc. mientras yo sólo tengo ganas de estar ¡solo y libre! Quién sabe, puede que a mí también me llegue el turno cuando una mujer me robe el corazón de vedad. Pero ahora, aprovecho el momento.

Miguel, 28 años, actor.
Estoy feliz y contento de estar soltero. Aprovecho para hacer un montón de cosas que algún día no podré seguir haciendo. Ir de un día para otro al extranjero, noches de fiesta improvisadas en el último minuto sin sentir una mirada reprobadora sobre mí. ¡Qué más puedo pedir!

Otros dicen que ‘con moderación’…

Rafael, 37 años, agente inmobiliario.

Soy un fiestero a quien le encantan las mujeres, así que, ir de flor en flor no me molesta en abosulto. Al menos, hasta llegar a los cuarenta. Nada de mujer, ni hijos, ni de un apartamento para mí… El balance da un poco de miedo, sobre todo cuando las mujeres de tus amigos te llaman “¡chico viejo!” . Un poco angustioso, ¿no?

Juanjo, 29 años, azafato.

Mi trabajo no me facilita las cosas para encontrar a mi alma gemela. Es precisamente por lo que me dejó mi ex novia. Casi nunca estoy en casa, pero cuando lo estoy, verme sólo sin nadie con quien hablar, no es lo más divertido. Estar soltero está bien, pero cuando superas cierta edad, ya no apetece.

Pepe, 34 años, guitarrista.

Hasta ahora he aprovechado al máximo mi vida como soltero. Vivo al día así que, pensar en un futuro en pareja es un poco duro. Pero tener a una chica junto a mí me vendría bien, lo reconozco. Debería centrarme un poco, como no paran de repetirme mis amigos los traidores (ex solteros).

David, 24  años, panadero.

Me gusta mi soledad, pero ya no puedo con los familiares que no paran de preguntarme cuándo voy a llevarles a alguien. ¡Son muy pesados! Cada vez me escaqueo más de las comidas familiares sólo por eso. Pero espero presentarles a una chica pronto para poner punto en boca de una vez por todas.

Sophie Cadalen opina: “Hay que liberarse de las normas.”

Cómo se puede explicar el aumento masivo de solteros?


La sociedad evoluciona y la obligación de casarse ya no es la misma. Uno se va a vivir en pareja porque quiere a su pareja y no por obligación, como ocurría en generaciones anteriores. Las costumbres han cambiado: ya no se señala con el dedo a un soltero o, en cualquier caso, mucho menos que antes.

La búsqueda de la felicidad personal también está más presente, queremos destinar más tiempo a uno mismo.

Se puede vivir bien siendo soltero?

Sí, afortunadamente podemos vivir realmente bien una situación como ésta. Ya hemos visto que el matrimonio no tiene por qué ser lo ideal. Mucha gente que se casa termina siendo infeliz. Aunque las mentalidades evolucionen, todavía queda mucho camino por recorrer porque, esta noción de soltería, todavía no se ha establecido en las costumbres. La obligación de tener que tener hijos está bastante presente todavía, por ejemplo. Pero sí, se puede vivir bien una soltería siempre y cuando uno se libere de todas las normas que nos impone la sociedad.

“Los hombres sueñan con un gran amor”

Según una encuesta realizada por Harris Interactive sobre “Los hombres y la felicidad” el pasado mes de febrero, al preguntarles sobre las cosas que desearían los hombres solteros en un futuro próximo el, 27% de entre ellos respondió que “vivir un amor pasional.” ¿Qué opinas al respecto?
En vista de los resultados, se trata de otro prejuicio falso: los hombres también sueñan con el amor de su vida. No es sólo cosa de mujeres. Podemos ser felices solos, pero ello no impide querer encontrar a tu alma gemela, sino todo lo contario. Estar soltero puede ser positivo, todo depende de nuestra manera de ver las cosas en el presente. Lo esencial es sentirse bien con uno mismo.

Paradójicamente, con el aumento de solteros “de vocación o que asumen la situación”, las webs de encuentros y speed dating de todo tipo están en auge. Cómo se explica este fenómeno?

A todos nos gusta conocer a gente. Estas webs pueden servir de paso previo antes de formar una pareja. Acudir a este tipo de webs no es incompatible con estar soltero. Por supuesto, aunque algunas personas reivindiquen el deseo de conocer a alguien alto y claro, otras sienten curiosidad y sólo quieren probar, sin la necesidad de encontrar a alguien cueste lo que cueste.

“Podemos ser felices solos”

Puede haber más hombres solteros que mujeres. Cómo lo explica?


Los hombres tienen menos presión social que las mujeres. Tendemos a pensar que los hombres son más legítimos a ser solteros, que viven la vida etc. Pero las mujeres son exactamente iguales. Ellas también pueden optar por estar solas en un momento de su vida para disfrutas con cosas que estando en pareja, no podrían, por ejemplo.
La madurez también es distinta. Una mujer querrá centrarse antes que un hombre por su reloj biológico. La noción de fundar una familia sigue siendo fundamental y las mujeres tienen más presión y obligaciones en ese aspecto que los hombres.
En general, se señala menos a un hombre soltero que a una mujer por estas mismas razones. Algo que explica, en gran medida, estos datos.

Qué hay que hacer para ser un soltero feliz?
No existe una receta milagrosa! Simplemente, sentirte bien contigo mismo y asumir tal y como es cada uno.  Podemos ser felices tanto en pareja como solteros. Lo esencial es sentirse bien consigo mismo!.

Inma.

Fuentes: enfemenino

Anuncios

El papel del padre en el nacimiento.


El papel del padre en el nacimiento.

En la actualidad la presencia del padre en el parto es la norma general… pero no siempre le es fácil.
¿Cómo vive el padre este momento tan especial?

El hombre no vive la llegada de su hijo de la misma forma que la mujer, su proximidad afectiva, menos carnal y menos instintiva que la de la futura madre, a veces resulta difícil de instaurar.

Incluir al padre en los nueve meses de embarazo, valorar su lugar respecto al bebé, pensar en un nuevo equilibrio de la pareja y dejarle el tiempo de aprender su papel de padre… son etapas fundamentales para la futura relación entre el padre y su hijo.


Ellos viven el embarazo de una forma muy diferente.

Cuando una mujer se queda embarazada, la presencia del hijo se convierte poco a poco en una realidad. La mujer se  convierte  en madre física y psíquicamente, se va metiendo poco a poco en su papel, se imagina el niño, hace proyectos, piensa en su futura relación con él…

  • Una madre siente como su hijo se mueve. Tiene nueve meses para pasar al estado de madre, superando momentos difíciles (nauseas, cansancio y a veces problemas médicos).

  • Para los hombres es diferente. El padre queda, al margen de su grado de implicación, fuera del proceso. Tiene que hacer un esfuerzo de imaginación, comunicarse con su pareja, hacer preguntas para que poco a poco el niño que en un principio resulta virtual se haga realidad.

Consejos
Es muy importante que la madre sea consciente de ello. Depende de ella que el padre se sienta más involucrado en el embarazo, hablándole del bebé y sobre todo pidiéndole que esté presente durante las ecografías, las pruebas médicas…   «El padre tiene que aprender a entrar en la realidad del bebé, debe estar presente desde el principio de la relación con el bebé», explica Daniel Bailly, pedopsiquiatra.

Funcion esencial como padre.

El papel del padre es esencial

El papel del padre es diferente pero esencial para el buen equilibrio de la vida familiar y por tanto para el equilibrio del bebé: «Un niño es cosa de dos, la educación se hace con los dos. El padre no debe sentirse excluido por una madre demasiado centrada en el niño, ni excluirse él mismo, estimando que se convertirá en padre más tarde… »

En efecto, aunque el padre se reconoce como tal una vez que coge a su hijo en brazos, su papel físico antes del es fundamental. Hasta tal punto, que para Daniel Bailly, un padre que no asiste a la consulta, que no hace preguntas sobre el desarrollo del embarazo  o sigue viviendo como si no pasara nada, envía de forma involuntaria signos preocupantes sobre el futuro de su relación con el niño.

Para detectar este tipo de dificultades, Daniel Bailly afirma que sería necesario realizar una auténtica consulta paterna prenatal, o incluso una verdadera preparación al nacimiento para los futuros padres. «La presencia de los padres en las sesiones de preparación al partoestá bien, pero no constituye una respuesta específica de los padres.»


Como va evolucionando la pareja

bebe, papa y mama

Acceder al papel de padre, consiste en aceptar que la relación cambia, y en aceptar un cambio en sí mismo… y en su pareja.



La mujer ya no es sólo amante. Para muchos hombres esta modificación es seguramente la más difícil de integrar. Sin embargo es indispensable. Se trata de una realidad. La relación amorosa exclusiva y erótica continúa existiendo pero acompañada de una nueva imagen: la amante se convierte en madre.

Es cierto que el padre puede negarse a asistir al nacimiento, por miedo a un traumatismo alejado del erotismo… pero la realidad es así y tiene que aceptarla. Daniel Bailly explica: «la pareja tiene que madurar. Pasar del estado adolescente al adulto, parental.»

Llegado el momento, debe aprender a ser padre.

En cuanto a la cuestión de la presencia del padre durante el parto, no resulta tan sencillo como parece.

  • Es preferible que el padre asista al parto de su hijo. Es aconsejable para el padre, para la madre (para compartir la experiencia y darle ánimos), y para el niño.

  • Si no se siente preparado no hay que forzarlo a que asista.

Hacerle culpabilizar porque se niega a asistir no sólo no sirve de nada sino que provocaría sin duda un malestar, un bloqueo, un resentimiento que puede ser nefasto para la relación familiar. Además se trata de respetar la libertad de cada uno, no entrar en una postura social de tipo «eso se hace o eso no se hace»…

La presencia paterna en el nacimiento del bebé tiene que partir de una iniciativa voluntaria, bien pensada, aceptada y deseada. Debe ser el resultado de una reflexión madura. Se trata de vivir plenamente el momento mágico del nacimiento. De dar a luz « juntos ».

Si a pesar de todo el padre se niega a asistir al parto, no hay que preocuparse. El sentimiento paterno se construye a lo largo del tiempo. La madre debe dejarle su papel de padre, dejar que se ocupe del bebé, de no querer hacer todo « en su lugar » con el pretexto que no se ocupa del niño « como debe », al fin y al cabo cada uno aprende su papel de padre y de madre.

Hay que dejar que se haga su propia idea. Seguramente será buena aunque no se corresponda con los todos los criterios de la madre: al bebé le gustará que el padre se ocupe de él, le de el biberón, le cambie los pañales y en definitiva le de cariño. ¡Lo más importante para él es el amor y el cariño!