Archivo de etiquetas| Maternidad

No consigo quedarme embarazada, ¿por qué?


¿Cuánto tiempo esperamos antes de alarmarnos?

Cuántas parejas hay que quieren  tener un bebé, pero el proyecto tarda en materializarse.
Después de varios meses intentándolo sin resultados, empiezas a impacientarte y a cuestionarte.

Muchos os han dicho mil veces que “tampoco hay que dramatizar” , o que “es por la pildora ” (algo completamente falso y en que todos los especialistas están de acuerdo) o que “es psicológico” (algo que te exaspera pero que te hace sentirte culpable a la vez.

Déjate de estereotipos y descubre cuáles son las principales causas cuando se tienen dificultades para tener un bebé y las soluciones, para conocer mejor la (posible) causa y saber cómo solucionarlo.

Sobre todo, seguid disfrutando de la vida en pareja, de manera sólida, ¡es de vital importancia!

Todas sabemos que quedarse embarazada  es un poco como la Lotería, ¡para ganar hay que jugar! Pero no siempre toca, y tampoco se puede encargar un bebé…

Siempre y cuando tengas numerosas relaciones regularmente, y en el periodo “adecuado” (en resumen, si tienes ciclos regulares, concentras tus relaciones entre el cuarto y el quinto día después del último día de regla), calcula una media de 8 meses antes de tener el bebé.

En cada ciclo, si haces el amor sin un método anticonceptivo de manera eficaz en el momento adecuado, tienes 1 oportunidad de 4-6 de quedarte embarazada =entre 15 y 20 % de posibilidades de conseguirlo.

Así que resérvate y haz el amor regularmente.


Excepto si…
Sabes que tenéis razones para tener problemas (si, por ejemplo, uno de los dos ha tenido una enfermedad de transmisión sexual, o en la familia de uno de los dos ya ha habido problemas de fertilidad). En ese caso, es mejor que lo consultéis con el especialista. Más vale estar sobreinformados que estar esperando inútilmente.

Idem, si tienes más de 38 años: consúltalo en cuanto te plantees alguna duda.

Mis ciclos no son regulares.

En el cole nos enseñaron que la ovulación  tiene lugar el 14º día del ciclo (que empieza el primer día de las reglas). Una vez en el útero el óvulo tiene una vida de entre 24 y 48 horas y los espermatozoides de 36 horas.

En la vida real, cada cuerpo funciona con ciertas particularidades. De esta manera, puede que tú ovules el décimo dia del ciclo o el 18º.

¿Cómo se puede identificar el problema?
Cada mañana, sobre todo antes de levantarte, tómate la temperatura y anótalo en una hoja milimetrada (como si de un gráfico se tratara). De esta manera obtendrás una curba mensual. Cuando observes un ligero pico en la curba, significa que ese es el día en que has ovulado. Para saber cuándo ovulas exactamente, también puedes utilizar un test de ovulación, algo caro pero muy fiable.

En  unos meses podrás observar si ovulas antes o después de la mitad de tu ciclo, o si ovulas en días distintos según el ciclo, o que a veces ¡no ovulas en absoluto!

¿Qué hay que hacer?
Todo depende de lo que hayas descubierto: si tu fecha de ovulación  es siempre la misma en tus ciclos, simplemente tienes que “elegir mejor” cuándo tienes las relaciones(4 días antes de ovular, 4 días después: cuantas más relaciones  tengas estas fechas, ¡mejor!).
Si la fecha varía de un ciclo a otro, intensifica tus relaciones  durante un periodo más largo.
Finalmente, si la ovulación  es demasiado irregular o no siempre ovulas, acude a tu ginecólogo quien, probablemente, te recete hormonas (después de realizarte las pruebas pertinentes). De esta manera, corregirás el desequilibrio hormonal, que suele necesitar tratamiento.

La infección ginecológica, posible causa de infertilidad

Hay infecciones ginecológicas que no se sienten en absoluto. Otras tienen síntomas tan suaves que ni les prestamos atención… ¡pero deberíamos hacerlo!

La Clamidia es uno de lo peores gérmenes: se transmite mediante las relaciones  sexuales no protegidas (entre el 5 y el 20% de las mujeres podrían tenerlo), y en ocasiones, sin tener síntoma alguno. Puede conllevar una infección de las trompas de Falopio, el conducto que guía al óvulo al útero. Éstas pueden obstruirse e incluso quedar muy dañadas si la infección es antigua, algo que podría dificultar o imposibilitar la fecundación.

Los tratamientos
 Nunca nos cansaremos de repetirlo: una visita anual al ginecólogo, no sólo sirve para que nos recete la pildora  o un medicamento contra la cistitis. El ginecólo es quien comprueba que todo está bien y que no hay problemas. Además, así podrás explicarle todas tus dudas y si sientes algún tipo de síntoma extraño.

Si la infección se detecta a tiempo, se receta un tratamiento médico (a menudo, a base de antibióticos).

Si las trompas están obstruidas y no se pueden liberar, la solución radical es la cirugía. Una vez te recuperes, entontes puedes inicar una programa de reproducción asistida.

Mis ovarios no funcionan como a mí me gustaría

Los ovarios tienen como función producir óvulos. En ocasiones, no funcionan correctamente debido a dos causas principales:

* Una insuficiencia hormonal:
Son muchas las hormonas que influyen en el funcionamiento de los ovarios: LH, FSH, progesterona, estrógenos… Un desajuste en alguna de ellas podría causar problemas en la ovulación . El problema se identifica al analizar una muestra de sangre y observando la “dosis hormonal”. En la mayoría de casos, es bastante sencillo tratar este tipo de desajustes, con la toma de comprimidos durante cierto tiempo.

* Un quiste ovárico:
Se detecta gracias a una ecografía  pélvica (una prueba que no duele). Muchas mujeres lo sufren, pero no tiene porqué ser obligatoriamente un obstáculo para la fecundidad. Sin embargo, hay que realizar un seguimiento de su evolución (tamaño y y ubicación). Generalmente es suficiente con una pequeña operación mediante laparoscopia (¡nada de una apertura grande en el vientre, tranquila!) para solucionar el problema.

Tengo problemas en el útero

Generalmente, la función del útero es permitir que el embrión se desarrolle. Para ello, genera una mucosa (endometrio) que permite la implantación o nidación, en otras palabras, que el embrión una vez fecundado “se fije”.

Aspectos que pueden suponer un problema

Un quiste uterino podría suponer un problema para la implantación. La endometriosis (cuando partes de la mucosa se implantan fuera del útero) también puede causar problemas para la fecundación. Finalemente, también se puede dar que el útero en sí sufra una malformación y no pueda llevar a cabo un embarazo.

Pruebas
Para estar segura, tienes que realizarte algunas exploraciones: una histeroscopia(se introduce una micro sonda por las vías naturales para comprobar que no hay nada obstruido) o una laparoscopia (bajo anestesia, aunque es una intervención suave).
Es cierto que estas pruebas son algo molestas, pero si te permiten identificar algún problema que se puede solucionar rápidamente… Merece la pena.
Recuérdalo: ¡el deseo de tener un bebé es más fuerte que todo eso!

Soluciones
Si el problema es mínimo (quieste reabsorbible, endometriosis ligera…), el ginecólogo te recetará un tratamiento médico.

Pero generalmente, la solución suele ser una intervención quirúrgica para poder empezar de cero ¡con el vientre limpio!

Finalmente, la última solución suele ser asistir a la tecnología de reproducción asistida o a la fecundación in vitroEs decir, recurrir a la medicina para intentar quedarte embarazada.

 

Puede que sea él quien tenga el problema…

Durante mucho tiempo, cuando una pareja  no conseguía quedarse embarazada , todas las miradas se dirigían hacia la mujer. Mientras que el problema ¡podía venir perfectamente del hombre! Hoy en día, en el 40% de los casos de infertilidad , el problema lo tienen los hombres.

¿En qué momento hay que actuar?

Al principio del todo, cuando el ginécologo trate tu dossier, tened en cuenta que es mejor que lo rellenéis en pareja . Tu pareja  deberá responder a un cuestionario para que el iforme sea lo más completo posible.
A continuación, una de las primeras pruebas que tu pareja  tendrá que realizar es el espermograma para comprobar la calidad del esperma, su movilidad y su morfología. También se puede realizar una dosificación hormonal de la testoterona y analizar el líquido seminal. Y con eso, el estudio será de lo más completo.

¿Las soluciones?
Si el esperma de tu pareja  es algo débil (no contiene espermatozoides suficientes, éstos no tienen movilidad…), no puedes recurrir a la medicina para solucionarlo. En ese caso tendrás que recurrir a la FIV (Fecundación In Vitro): se retira uno de tus óvulos antes de que fecunde, e in vitro se junta con espermatozoides de tu pareja meticulosamente seleccionados gracias a la técnica ICSI. Una vez se forme el embrión se traslada al útero de la madre.

Consejos de una especialista de la reproducción

¿Cuándo hay que consultarlo con un especialista?
Todo depende de la edad, y los antecedentes de la pareja . Yo aconsejo acudir al especialista tras un año de prueba sin resultados. Pero si la paciente tiene más de 35 años, antes que el año, y si tiene más de 40 años, hay que acudir al especialista ¡en cuanto se tenga el deseo de tener un bebé!
De hecho, nos podemos sentir jóvenes en la vida y ser mayores para la reproducción. Así que cuanto más esperemos, mayor es el riesgo de no conseguirlo.

Pero también es necesario que los hombres estén dispuestos…
También es cierto que eso puede suponer un problema: el desfase entre el hombre reticente a comprometerse y la mujer ¡consciente de su reloj biológico! Hay que hacerles llegar el mensaje….

¿Cuáles son las principales causas de infertilidad?
Los problemas de ovulación . Los problemas en las trompas, debido a infecciones se reducen gracias al uso del preservativo . Pero realmente se tienen que buscar las causas en el hombre también. Porque cada vez es mayor el número de infertilidad masculina.

¿Qué pasa con la píldora? 
La píldora no te deja estéril, pero mientras la tomamos… ¡envejecemos! Así que atención a la frase “un niño cuando yo quiera” que debería ser más bien ¡”nada de niños mientras no quiera” !

¿El perjudicial el ritmo de vida de hoy en día, con un montón de ondas que nos rodean, como las del móvil, por ejemplo? 
El móvil no tiene ningún efecto nocivo demostrado sobre la fertilidad. ¡Pero el tabaco sí! Y generalmente se suele mecionar el estrés como el factor agravante, pero sinceramente, todas las mujeres que deseen tener un bebé no pueden aislarse en la montaña fuera de las agresiones de la vida diaria en la ciudad. ¡Hay que saber llevarlo!

Entonces, ¿qué es lo que debemos hacer?

Si se tiene la menor duda, hay que consultarlo con el especialista. Acude a tu ginecólogo o directamente a un especialista. El médico de cabecera no solucionará tu problema.

A menudo escuchamos que “todo es psicológico”…
Alguna vez sucede. Existen un montón de causas auténticas y eso ¡no nos impide tener un bebé inconscientemente! Hay que dejar de culpabilizar a las mujeres (porque a menudo son ellas las que lo escuchan). ¡Es un comentario intolerable!


Anuncios