Cuando supe que me engañaba… lo eché de casa.


Soy Susana, asistente de direccion.

Con Pedro, todo fue muy rápido. Fue un flechazo durante una cena en casa de unos amigos comunes. Nos acostamos juntos la primera noche. Al cabo de un mes y medio nos dijimos que nos queríamos. Mis amigas no paraban de repetirme que nunca me habían visto tan feliz. Y era verdad. Yo estaba contenta, estábamos planeando coger un apartamento juntos. Después, un día, curioseando su movil  vi un mensaje de texto de una chica que yo no conocía  y que le deseaba las buenas noches. El problema fue que estaba firmado como Sara mientras que el número estaba guardado como Alberto…

¡Traicionó mi confianza, ya no creia en él!
Cuando le pregunté quién era Albert, él me contestó que ‘Un amigo de los tiempos de estudiante’, pero todo cambio cuando le pregunté: y Sara quien es? . Ahí se quedó sin palabras. Después me explicó que lo nuestro iba demasiado rápido. Que tuvo miedo, y que Sara era una « antigua amiga » a la que veía de vez en cuando y a quien no había dejado de ver, pero que ¡para él no significaba nada!. Quería perdonarle, prolongar nuestro cuento de hadas, pero no pude. Nuestra relación se basaba en la confianza. Él rompió esa confianza, así que le monté un numerito y le puse de patitas en la calle.

Desde entonces no le he vuelto a ver. Él tampoco ha intentado llamarme. He sufrido mucho, pero no podía ser de otra manera. Ahora ya no creo más en los flechazos.

Asi que os digo chicas, que andesis con pies de plomo… que los cuentos de hadas no son reales y vuestro principe azul se puede convertir en el villano, el malo de la historia.

Segun el experto:

La relación le sentó muy bien a Susana, y a pesar de lo que ella piense hoy en día, debería permitirle construir más adelante una historia sana. De hecho, de alguna manera parece que ella sufría el síndrome de Peter Pan, sin querer madurar. Su historia parecía, como ella dice, un cuento de hadas. Pero parece que Pedro, que tenía los pies más en la tierra, no lo vivió así.

Todo lo contrario. Cuando le engañó lo que él buscaba era llevar a Susana a realidades más adultas, a que se diera cuenta de que una relación no se construye con magia. Fue una etapa dolorosa, pero en su próxima relación seria ella se dará cuenta  que era, sobre todo, necesario y que ella hizo bien en dejarle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s