La pedida de mano.


La pedida de mano es el compromiso del uno con el otro. Aunque ya no es un acto tan solemne como lo era antes, sigue siendo un símbolo, un deseo de unión que no tiene por qué concretarse en una boda.

¿Por qué nos prometemos?
Esta vez estás segura: es ÉL. No lo dejarás escapar por nada del mundo. Te has imaginado la pedida de mano en más de una ocasión. Finalmente te sientes preparada para formalizar la unión con tu pareja y tus más allegados serán testigos de ello. No se trata de un acto legal ante el altar, sino de una tradición que perdura en el tiempo.
Antes la pedida de mano se realizaban con el objetivo de que los jóvenes enamorados se conocieran y prepararan una vida en común. Los tiempos han cambiado y hoy en día la mayoría de las parejas jóvenes conviven antes de prometerse.
La pedida de mano sigue siendo un modo de demostrar el amor y el apego por el otro, de convencerlo de una relación duradera con vistas a una boda. No obstante hay muchas parejas que obvian ese último objetivo y quedan prometidas de por vida.

La comida
Tras la pedida de mano hay que anunciar dicho compromiso a la familia. Si queréis, y respetando la tradición, podéis invitar a las respectivas familias y a los amigos comunes a comer a casa de los padres. También podéis elegir un restaurante chic y acogedor. En cuanto a la colocación, los padres deben sentarse cerca y en presencia de los prometidos. Los amigos deben ocupar una segunda mesa.

El coste
Existe una norma para que nadie se ofenda ni se enfade a la hora de tratar esta cuestión tan espinosa: los anillos corren a cargo del prometido o su familia y la comida al de los padres de la novia. No obstante, podéis crear vuestras propias normas.

Ideas para regalar a vuestro prometido
El regalo debe ser atemporal y sobre todo de su gusto. Entre los grandes clásicos opta por los gemelos, la pulsera o el reloj. No elijas un anillo porque ya tendréis las alianzas. Si no, siempre puedes ser original y elegir un aparato de alta tecnología o un curso de pilotaje.

¿Y para ti, señorita?
Tú tendrás el honor de recibir EL anillo a no ser que ya lo lleves en el dedo tras una pedida en matrimonio previa. Si tu pareja es muy clásica, te regalará un diamante o, si no, elegirá un anillo que te vaya con tu estilo.

¿Y tras la pedida…?
Ahora les toca a los padres del prometido reunir de nuevo a ambas familias para que se sigan conociendo y puedan hablar de la boda tranquilamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s